Trabajo De Parto De Espaldas

Nada de alarmas en parto de espalda

Comencemos por explicar de qué se trata esta molestia o condición a la hora de parir o dar a luz. Importante  aclarar que los dolores de espalda durante el parto pueden producirse por debilidad muscular o por la posición del niño.  

Por esta razón durante el alumbramiento o proceso de parto los dolores se  pueden sentir con mayor fuerza en la espalda y que en algunas mujeres puede confundirlas por pensar que ya se entraron en la labor de parto. 

4

De acuerdo a la explicación de la obstetricia, los primeros síntomas pueden comenzar con dolores de espalda en la parte baja de éste lo que denominamos la cadera y ocurre debido a que el bebe está en una posición en la que ve hacia su abdomen. 

Algunas mujeres, al momento de cada contracción pueden experimentar dolores permanentes en toda la espalda, sobre todo cuando la parturienta puja. 

Este proceso pudiera extenderse por tiempos más largos y esto ocurre porque en la madre utiliza más energía o esfuerzo para que el niño o niña se coloque en la posición  a la hora del parto. 

¿Cómo aliviar esta molestia de parto?

Existen algunos tips o recomendaciones para mejorar esta incomodidad y malestares a la hora del parto y de dar a luz. En principio es muy bueno cambiar de posición, todo el tiempo que así lo necesite.  

Con la ayuda de tu compañero te debe dar ligeros y pequeños golpecitos en la espalda, sobre todo al final de éste, donde sientes más dolor. Hay especialistas que recomiendan utilizar paños o bolsas con agua caliente o fría en toda tu espalda. Esto alivia y descontrae los músculos que, por efectos del trabajo de parto, suelen endurecerse más.

  6

Para aliviar y relajarte y evitar grandes molestias te recomendamos  tomar baños de agua tibia, con ducha o en una tina. Todo depende de cómo lo deseas hacer y  que   te haga sentir más cómoda.

Cuidados durante el embarazo

El proceso de la gestación puede provocar malestar en la columna vertebral debido a su papel, de sostener el peso del útero y el bebé. Por supuesto, esto supone cambios en las curvas de la columna que se garantizan  porque ella y su dinámica, puede contrarrestar  ese peso extra. 

De acuerdo a los especialistas, el dolor se produce debido a que los músculos se contraen, por  la aparición del dolor que pude permanecer durante todo el embarazo y hasta la hora del parto.  Especialistas apuntan a que, factores como la flacidez muscular  del abdomen, la poca fuerza en los glúteos,   aumento del peso, sedentarismo y los  cambios hormonales, que suele ocurrir durante el embarazo, son los responsables de estas molestias. 

3

 Esto, entonces, obliga a las embarazadas a  realizar rutinas de ejercicios que contribuyan con el fortalecimiento de sus músculos, para evitar dolores en la espalda a la hora del parto. También se cree que la  distensión   muscular en la zona del abdomen  provoca arqueo de la embarazada aumentado, por el esfuerzo de cargar en su vientre un bebé. 

Es necesario que sepas que esa fortaleza en los músculos, ayuda a que toda la estructura del cuerpo te mantenga erguida.  Es importante aconsejar  a todas las mujeres embarazadas  o  que piensan hacerlo, fortalecer previamente todo estos músculos, porque cuando esto ocurre el cuerpo tiene posibilidades de sostener mejor la estructura humana. 

No te olvides de hacer ejercicios para desarrollar los músculos de la espalda y de las caderas. Antes de salir embarazada es recomendable ir al gym y hacer series de ejercicios de espaldas y caderas para fortalecer los músculos. Recuerda que en esa zona del cuerpo va a haber una gran tensión por el peso de la placenta y del bebé.

5

Otro elemento que produce molestias es la denominada hiperlordosis que es el aumento de la  curvatura de la columna que induce a aumentar la carga normal de soporte  más allá de lo normal. Esto conduce a  la contracción de los músculos y con ello desencadena dolor en la espalda y en las piernas. 

La flacidez y poca fuerza en los músculos de las nalgas o glúteos es también responsable de los dolores en las espalda a la hora del parto, porque no puede dar equilibrio a la articulación final de la columna como es la sacro-ilíaca, que está unida a la pelvis.  

Caminar y moverse para ayudar 

Durante la fase del embarazo la parturienta no puede estar sin ejercitarse. Es necesario caminar, y pasear  diariamente para mantener elasticidad en todo su sistema motor. Permanecer sentada no contribuye para nada en el buen desarrollo de sus músculos y huesos. 

5

Por esto la importancia de hacer gimnasia, siempre recomendada por su médico, nadar, y mantenerse activa, sin realizar movimientos bruscos que pueden perturbar el  buen desarrollo de su proceso.     

La futura madre debe cuidar el peso ideal durante el proceso de gestación, hasta la hora de su parto. Aumentar de peso de manera descontrolada, no contribuye para nada en aliviar molestias. Al contrario puede agravarlas.

De acuerdo a los médicos especialistas la embarazada debe engordar tan sólo 1 kilogramo por mes, sin embargo, puede pasar que engorde más allá de este límite y se produzcan molestias en la zona lumbar y con ellos esos dolores adicionales en el parto. Si te gusto este tema y las recomendaciones, te invitamos a visitarnos en nuestro sitio Web y dejarnos tú opinión. 

Deberías leer los siguientes artículos:



Leave a Reply

Cuidados Adecuados para Bebes

Seguro eres una excelente mamá pero también eres una mujer común y corriente que vive de una manera acelerada y...

Cerrar