Lo Que Tu Bebé Necesita Para Un Buen Desarrollo

Fomentar la autoestima en los niños, empleando palabras positivas es el truco para tener niños sanos y felices.

Uno de los pilares de la educación debería ser que nuestros hijos crecieran con una buena valoración de sí mismos, para conseguirlo, no hay mejor herramienta que utilizar con ellos el lenguaje adecuado. Alabar las virtudes, concretas de su carácter cuando las muestran les ayudara a construirse una identidad sana y segura.

Una vieja amiga me contó hace años que su padre poco antes de morir, le hizo un regalo que desde entonces la había marcado profundamente. Como  muchos otros padres de su generación el suyo solía señalar los defectos y los errores de sus hijas con el firme convencimiento de que era la única vía para mejorar el carácter.

CIMG4054

Creía que el conocimiento era innecesario incluso perjudicial para la buena educación de los hijos, sin embargo y pese a que sus críticas eran siempre bien intencionadas, dejaron presuntas huellas en el corazón de mi amiga que brotaban cada vez que recibía o percibía algún indicio de crítica. Están do muy delicado de salud, su padre reunió a toda la familia y dijo a cada uno, uno por uno de ellos, palabras de alabanzas y reconocimiento que nunca antes le había escuchado. Como se forma la identidad.

Aumentar la propia autoestima o la de nuestros hijos es una preocupación muy generalizada en nuestras sociedades. Sin embargo, no existen fórmulas mágicas para mejorarla, pues tiene mucho que ver con la formación de nuestra identidad personal.

Al nacer no tenemos una conciencia de nosotros mismos, de nuestras virtudes y nuestros defectos, de nuestra identidad.

Identidad y autoestima, éxito!!!

Son las personas que nos rodean, padres, madres, maestros, quienes, nos dan las pistas sobre quiénes y cómo somos de adultas. A través de las palabras con las que nos describen es como tomamos conciencia de nuestro carácter, si a lo largo de la infancia se dirigen a nosotros como vago, inútil, manazas, parado atontado, patoso, pesado, desordenado, o desastre, esos serán los rasgos, que conformaran nuestra identidad y esos son los rasgos que tenderemos a ejercitar durante nuestra vida.

Nuestra identidad podría ser muy diferente si por un lado, recibiéramos las indicaciones del tipo, necesitas ser más responsable con los deberes, o debes tratar las cosas con mas delicadeza, quisiera que fueras ordenado con los juguetes, o necesitas ser más constante cuando te propones algo y también, si por el otro lado, ferramos capaces de ver, identificar y reconocer los esfuerzos que hacen los demás. De ser así, nuestras identidades estarían construidas sobre el respeto, la responsabilidad y la honestidad la amabilidad el sentido de la justicia, el perdón, la determinación, el sentido del servicio, la alegría o la serenidad.

El lenguaje de las virtudes da forma al carácter  y construye la identidad personal, forjando una imagen positiva y constructiva de nosotros mismos.

Orientacion con ni  os

Por lo general, somos más diestros en ver las cosas negativas que las positivas, los estudios en psicoterapia e investigaciones de múltiples expertos, muestran que podemos recordar con mucha más facilidad acontecimientos desagradables que nuestros mejores momentos. Sus estudios demuestran que hasta la crítica más mínima, tiene unos de efectos devastadores en las relaciones. Una de las conclusiones de estos estudios, es que para garantizar el éxito de cualquier creación, una de las variables, más importante consiste en que los comentarios positivos deben ser cinco veces mayor que los negativos, es decir, que son necesarios, cinco reconocimientos, para poder compensar o repara una sola crítica...

Buenas palabras para crecer

Nos hay energía humana más fortalecida que la que proviene del reconocimiento, del elogio sincero y de valorar los esfuerzos del otro apelando las virtudes humanas.

Si queremos que los cambios de nuestro interlocutor se mantengan y consoliden, y forjar así, el proceso de crecimiento y transformación personal, es necesario hacernos conscientes de sus esfuerzos.

Esta es una condición sine qua non. Si no se da, los cambios positivos perecerán y desaparecerán.

Una educación no basada en las virtudes  del carácter, nos hace mucho vagar durante años, con nuestro severo crítico interior, que se queja ante el mas mínimo error y crea sentimientos de culpabilidad e inferioridad, además de hacernos creer que no somos lo suficientemente buenos o dignos. Y precisamente porque queremos lo mejor para nuestros hijos, pasamos al extremo contrario y los alabamos en exceso, justificamos sus errores y toleramos sus caprichos, fallando en el establecimiento de un espacio de disciplina. Nuestra verdadera labor como padres o maestros es acompañar a nuestros hijos como mentores afectuosos y capacitarlos para ser lo mejor que pueden llegar a ser, estimular sus virtudes de carácter, sin avergonzarlos y sin permitir sus caprichos.

El habla en los niños de 0 a 3 años 495x350

Las tradiciones sagradas de la humanidad describen las virtudes como los dones interiores, la esencia del carácter y  las cualidades de nuestro espíritu.

Las virtudes resuenan en nosotros como ninguna otra palabra, nombrar el coraje, la consideración, la preocupación por los demás, la autodisciplina, de alguien es por muchos un gran catalizador para una sana y autentica autoestima.

Como padres o maestros tenemos que acompañar, afectuosamente a los niños  estimular sus virtudes con el lenguaje.

El lenguaje de las virtudes nos ayuda a romper el ciclo de la negatividad con la que hemos etiquetado a nuestros hijos y con la que hemos sido etiquetados desde niños.  

Interesantes:

Hasta la próxima!!!

Lcda. Mary Rondón.



Leave a Reply

Errores que podrían convertir a tu hijo en un mimado

Errores que podrían convertir a tu hijo en un mimado. Sabemos muy bien que para los padres no existe un...

Cerrar