El Botiquín Básico Para El Bebé

Una madre prevenida vale por dos

Sí, como el dicho lo afirma una madre prevenida vale por dos. Y esa es la máxima que se transmite de generación en generación, de abuelas a madres y de madres a hijas y así se eternizan conocimientos para criar a los hijos en las mejores condiciones; sin que la madre se le trastorne los nervios.

Hablamos específicamente de las madres primerizas, ahora también de los padres, en vista que se enfrentan por primera vez a un mundo muy exigente y del cual depende el bienestar de su hijo. Pero, nada es imposible, gracias a la experiencia de tus familiares, amigos y leyendo este post vas a lograr conforman una caja o botiquín de primeros auxilios para prevenir cualquier incidente que pueda ocurrir en casa o, cualquier malestar que pueda molestar al bebé.

BEBE 1

El sexto sentido materno

Cuando nace tu hijo en simultáneo se te despierta: el sexto sentido maternal, el sentido común y las alertas se disparan. No exagero. Las mamás pueden estar profundamente dormidas y si el bebé tiene un dolor,  ellas son capaces de advertirlo mucho antes que el niño llore. Las madres sienten en paralelo lo que el bebé siente. Es una conexión perfecta entre dos seres, quienes pueden comunicarse sin hablar. Esto es lo que conocemos como sexto sentido maternal.

Este sexto sentido debe combinarse con el sentido común. Es decir, debemos complementar esa sensación de alerta con las mejores prácticas para prevenir o para aplicar los primeros tratamientos en caso de afecciones.

Pero, la primera práctica del sentido común materno es llamar al pediatra. No hay que fiarse de que el bebé se está riendo o está corriendo. Los niños por tener ese organismos “nuevo” tienen toda la energía del mundo. Ellos puedan tener fiebre de 40 y estar riendo, por ejemplo. Más vale prevenir que lamentar.

Nuestra recomendación es consultar al médico y sobre todo si estamos hablando de recién nacidos. La mejor estrategia es aplicar las recomendaciones del médico. Actuar rápido en caso de emergencias y llevar al niño al hospital.

BEBE 2

Armando el botiquín de los primeros auxilios del bebé

Ahora bien, si eres madre primeriza toma estos consejos y únelos a los de tu madre, estoy segura que coincidiremos en las recomendaciones. Este botiquín debe  estar preparado antes que nazca el bebé y debe contener medicamentos para cada una de las primeras etapas del bebé. También, es necesario que este botiquín crezca,  a medida que vaya creciendo el bebé pues, los insumos van a aumentar de acuerdo a su actividad física.

Para los recién nacidos y bebés

BEBE 3

Este botiquín es uno de las primeras cosas que la madre primeriza debe armar con tiempo y consultando a la experiencia de la madre. Este debe contener:

  • Termómetro rectar o digital: de acuerdo a tus condiciones económicas, nunca debe faltar un  termómetro en casa pues debes controlarle la fiebre al bebé. Cuando un recién nacido le pasa la fiebre más de 38,5 grados es mejor que comiences a bajarle la fiebre y de no controlarla acude al médico. La fiebre es el mejor indicio de que hay una infección en el organismo. Recuerda eso y no inventes. Un bebé con fiebre es necesario llevarlo al médico de inmediato.

BEBE 4

  • Alcohol absoluto, gasas y algodón: Estos insumos son necesarios para ahcerle las curas al ombligo del bebé. El alcohol absoluto es el mejor recurso para secar el cordón umbilical y acelerar el proceso de sanación. La gasa y el algodón son neceario para que se lo apliques.

  • Manteca  y góticas de azahar: Estos son remedios naturales que siempre han recurrido las madres para calmar los cólicos del recién nacido. Las gotas se administran directamente en la boca al bebé con un gotero. Con sólo 3 gotas se puede aliviar un cólico. Además,  puedes aplicar amantica de azahar en la pancita para movilizar los gases retenidos. Siempre los masajes deben hacerse en sentido de las agujas del reloj.

  • Toallas húmedas de manzanilla: para limpiarlo o para refrescarlo en caso de quebrantos.

  • Ungüento contra la pañalitis o dermatitis: Es importante que tengas una crema medicada para evitar que la piel del bebé se irrite.

  • Saca mocos: A veces el bebé puede tener un poquito de mocos en la nariz que le van a fastidiar y pueden hacerlo llorar. En este caso, debes aplicar el saca mocos para liberar las fosas nasales. Pero, insistimos, si los mocos persisten o aumentan acuda al médico pues, puede ser señal de una patología mayor.

  • Flores de alhucema: Este es otro de los remedios de la abuela. Si el bebé está congestionado en la nariz por la presencia de mocos es posible que haya estado frente a corrientes de aire. En estos casos coloca flores de alhucema en un algodón, éste lo vas a poner sobre la cabeza del bebé, a la altura de la “mollera” y luego colócale su gorrito. Si es frio con este simple remedio se sana. Si es un síntoma de alergia o gripe, debes consultar con su médico.

  • Antipirético en gotas: Es poco usual que un bebé recién nacido se enferme o le de fiebre pero, consulta con tu pediatra para conocer que puedes tener en casa para esas posible emergencia que se puedan presentar

  • Antiespasmódico en gotas: Igual ocurre con el antiespasmódico. Estos medicamentos que deben ser recetados por el médico después de una evaluación. Pero, es bueno que lo tengas en casa.

  • Suero fisiológico: para ponerle en las fosas nasales para diluir los moquitos.

  • Teléfonos de emergencia: parece mentira pero debes tener a mano los números telefónicas del doctor, su cónsul torio, de sus efémeras o  asistentes y de centro clínico en caso de emergencia. Hay otras mamás que también tienen el número telefónico del corredor de seguro en caso de activar una clave de atención. También es prudente tener los números de una línea de taxi cercana.

A medida que crece

BEBE 5

A medida que crece el bebé debe crecer ese botiquín de primeros auxilios. Ahora la mamá ya no es inexperta, sino que va a actuar en forma planificada y controlada. Siempre recordamos en ante cualquier emergencia es importante consultar con el galeno. Cuando hablamos de la vida de nuestros hijos no podemos improvisar y, mucho menos, inventar.

Al botiquín anterior hay que incorporarle:

  • Curitas: pues el niño puede sufrir de raspaduras, sobre todo en las rodillas.

  • Merthiolate:  para esterilizar los posibles raspones que se producen por correr

  • Repelente contra insectos: cuando vaya al parque debes evitar que lo piquen los insectos.

  • Bloqueador solar: para evitar insolaciones y más para evitar los rayos UV cuando esté jugando en el parque.

  • Jabón anti-bacterial: Cuando tu hijo juegue con tierra es recomendable que se lave las manos.

  • Anti-bacterial: en caso que estés fuera de casa,  le puedes aplicar anti-bacterial después de jugar, sobre todo cuando esté gateando o jugando en el piso.

  • Vendas: Por si hay alguna torcedura o raspón.

  • Jeringas o inyectadoras desechables: de todos los tamaños para la aplicación de algún tratamiento o tan simple, para lavar una herida con suero fisiológico.

  • Guantes: Para tocar las heridas y evitar infecciones.

  • Pinzas: para sacar cualquier astilla que se le encaje a tu hijo o hija en el parque.

  • Antiperéticos: Ahora en presentación oral de acuerdo a su edad.

  • Crema contra los golpes y contusiones: es imposible que evites que tu hijo se caiga al correr, allí solo debes evaluar el golpe, aplicar una crema antiinflamatoria y consentirlo. Pero, si el golpe ha sido muy fuerte vamos al médico.

Como puedes ver mi querida mamá, un botiquín de primeros auxilios para atender esas emergencias caseras es imprescindible tenerlo en casa, inclusive, armarlo con tiempo antes que nazca el bebé. Recuerda que una madre prevenida vale por dos y si tiene sexto sentido junto al sentido común, en pocas palabras, es una súper mamá.

Si te ha gustado este artículo envíanos tus comentarios que para nosotros es importante o, los artículos que quieras leer. También te invitamos a suscribirte a este tu blog para que obtengas la mejor información.



Leave a Reply

Alimentos para balancear las hormonas

Nuestro cuerpo posee gran cantidad de hormonas funcionando, que a veces nos afectan sin siquiera darnos cuenta. Si se siente...

Cerrar