Bebé: Los Momentos Que No Se Olvidan

Ser madre es realmente una bendición…

Sean cuales sean las razones y las circunstancias que hallan rodeado tu embarazo y tu nacimiento, ese bebe que ves frente a ti… es una bendición.

Muchas corrientes de pensamiento afirman que uno sana con los hijos, que uno vuelve a recorrer sus etapas a través de los hijos y muchas de ellas pueden ser abordadas, de un amanera distinta más elevada, más madura, más consciente, desde otro nivel de consciencia, para avanzar, para evolucionar…

No lo sé… científicamente no lo he medido.

Pero si lo he vivido…

papi y yo

Soy madre de dos hijos, se llevan cinco años entre ellos, y desde que obtuve el primer resultado de mi primer embarazo, mi vida empezó a cambiar…

Y han pasado catorce años, desde ese maravilloso momento, y desde acá puedo decirte que han ocurrido sólo momentos maravillosos y especiales.  

Soñé tanto en quedar embarazada y tener un bebe, que cuando fue realidad sólo vivía momentos especiales.

Uno de esos momentos, fue, cuando sentí los movimientos por primera vez de mi bebe, cuando se mueven dentro de ti, y eso se hace repetitivo, cuando responden a tu voz, al color, a la temperatura del agua, incluso a si estas triste o contenta, es una fenómeno maravilloso, uno realmente no sabe lo que sucede, pero si, lo atesoras como ningún otro.

Momentos especiales

Cuando estuve embarazada me gustaba ponerme unos audífonos, en la panza y ponerle música a mis hijos, a la hembra le puse Norah Jones y al varón, música clásica y folclórica de mi país…

padres e hijos primera parte

Y muchas veces, ellos se movían en la panza de diferentes formas, y yo me permitía conversar con ellos y recibía de ellos más movimientos, como si entendieran lo que yo quería expresarles… a pesar de estar sola, jamás me sentí así… mis embarazos fueron los espacios en que me sentí más acompañada desde adentro… nunca sola.

Así transcurrieron mis felices 9 meses de embarazo, entre conversaciones y risotadas entre mis bebes y yo…

Cada vez que iba a salir de casa, y me vestía les decía, vamos! Salgamos! Y al caminar a veces incluso, les conversaba en voz alta… sobaba mi panza y le decía, quieres un heladito? O quieres ir al parque?? Y en función de eso, me comía un heladito, o salía al parque… yo tuve una relación muy íntima con mis hijos en el embarazo.

Al nacer… no cambiaron mucho las cosas. En un día era capaz de tomarle hasta un rollo fotográfico de fotos… en aquella época no eran digitales, y yo, tomaba rollos y rollos de fotos, de cada cambio de pañal, o de ropa, de cada baño… así hay memorias hoy en día, de risas, de ocurrencias, de travesuras…

4

De ese modo tengo un tesoro, miles de fotografías, de risas, de sonrisas, de paseos, de jugarretas… día tras día, mi vida al lado de mis hijos se convirtió en una aventura constante.. la cual disfruto segundo a segundo.

Besos, abrazos, llantos, alegrias, logros, tristezas, celebraciones, y duelos... juntos, siempre juntos...

Del mismo modo, hemos pasado situaciones difícil, enfermedades, hospitalizaciones, noches y días enteros sin descanso, con fiebres, eruptiva, nauseas, vómitos, golpes, caídas y moretones…. Ha pasado de todo en nuestras vidas… y al final siempre ver su cara sonreír, es lo único que espero…

Beso, con fervor continuamente a mis hijos… y desde pequeños, le expreso mi amor a cada momentos, al tenerlos cerca, siempre un te quiero y un te amo brota de nuestros labios…

Y es allí cuando mi corazón, se hincha y sólo me queda darles gracias al Creador, por premiarme en esta vida, con esta existencia, y la compañía de mi esposo y mis amados hijos.

Cada día, una aventura

Justo en este momento, estamos en el cuarto, viendo una película por la televisión, estamos acostados en la misma cama y ellos se remolonean cerca de mí…, y de cuando en cuando llegan los comerciales y ambos se voltean y me tiran besos… te amamos mama… y yo mientras, les acompaño, les escribo este testimonio de que los momentos especiales al lado de sus hijos, serán espontáneos y duraderos, y pueden surgir en cualquier momento.

Otro de los momentos que atesoro con el alma es el día de sus logros… sus graduaciones, sus presentaciones en el colegio y en las festividades… navidades y años nuevos! Cumpleaños y demás juntos…

Pasaran los días y veras, que pese a las dificultades y los avatares de la vida, es su bienestar y sus ocurrencias lo que llenara tu día de alegría… no te pierdas en el camino, piensa en ti y procura tu bienestar, no te desgastes sólo pensando en tus hijos. No se trata de eso. Se trata de disfrutar y valorar, las pequeñas cosas, el valor de lo pequeño, los besos al dormir, los buenos días, el abrazo al llegar a casa, los te quiero! Al colgar el teléfono. Son demostraciones de amor, que te acompañaran a lo largo de tu vida, no temas expresarte con tus hijos desde el corazón.

Ser libre de complejos y de ataduras, es lo más significativo de ser madres y padres, muchos han intentado escribir un manual o algunas guías sobre cómo abordar estas etapas, sin embargo, cada hijo es individual y debe ser atendido y respetado como tal.

Recomendados:

Hasta la próxima!!!

Lcda. Mary Rondón.



Leave a Reply

Como Relajar Al Bebé

¿Cómo relajar al bebé?                   ¡Duérmete mi niño que tengo que hacer!...

Cerrar